TEMPRANO MADRUGÓ LA MADRUGADA

TEMPRANO MADRUGÓ LA MADRUGADA

Estoy sentada en una habitación vacía. Estoy leyendo uno de mis poemas favoritos de Miguel Hernández. Temprano estás rodando por el suelo… Es uno de mis poemas favoritos pero es triste. Y triste es que siempre recurro a él en los momentos de mayor pena. Estoy sentada en esta habitación sin muebles y las preguntas sin respuesta resuenan en un eco metálico. Y mientras yo leo, y leo: No perdono a la muerte enamorada…
Te voy a coger de la mano y vamos a salir juntas de esta habitación vacía. Vamos a pasear por la playa y vamos a recoger arena entre nuestras manos. Y vamos a coger los cristales de colores y pedacito a pedacito vamos a reconstruir el presente. Los versos del poema vuelan en el sonido de las olas: Volverás a mi huerto y a mi higuera… Y a ti el sol volverá a acariciarte el rostro. Y tu sonrisa me va a iluminar otra vez. Te lo juro, te juro, que vas a volver a sentir que el agua moja tus pies. Y que la alegría te hace cosquillas al pisar la arena. Vamos a guardar el poema de Hernández, y vamos a dar juntas un paseo largo por la playa.

playas_de_cristal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s