LOS MEJORES MALOS DE FICCIÓN

LOS MEJORES MALOS DE FICCIÓN

 

Aquí está mi “Top Thirteen” de los que, para mí, son los mejores malos de ficción. Del menos buen malo al mejor de ellos:

Imagen

13- DEXTER: El ético asesino en serie de Miami que durante ocho temporadas se estuvo cargando a lo peorcito de la ciudad es el farolillo rojo de mi lista. Este personaje que tanto ofrecía en un principio se fue desgastando con el paso de los capítulos. No en vano es toda una serie que comprende varios años de la vida de este experto en sangre basada en un único libro, cuyo argumento es el arranque de la primera temporada. Sin embargo no quita que Dexter sea un personaje complejo en el que el mal que le confiere su naturaleza psicópata se debata constantemente con un deseo cada vez mayor de hacer el bien. Eso le da un interés especial que hace que quieras saber más de él y de sus reacciones ante las circunstancias que le presenta su vida cotidiana normal…y la cotidianiedad de matar.

 

Imagen

12-MAGNETO: El supervillano por excelencia de los X-Men y la antítesis (y amigo-enemigo) del Profesor X. Como es habitual en este tipo de personajes su doble vertiente de maldad y bondad consigue redondearlo proporcionándole una llamativa personalidad. Magneto se quiere llevar por delante a toda la humanidad, pero ¿por qué? Pues porque los humanos son unos segregacionistas que desprecian a los mutantes y quieren aislarlos lejos de todo lo que ellos consideran normal. Para él la paz que promulga su ex amigo Charles es una pantomima y cree que sólo una guerra podrá acabar con una sociedad podrida y asentar unos nuevos cimientos sanos. Hay más de uno que piensa así en el mundo real.

 

 

Imagen

11- MARC LENDERS: Campeones es una serie mítica con la que prácticamente todos disfrutamos de pequeños. Tal fue su impacto que la longitud de sus famosos campos de fútbol forma parte del repertorio humorístico colectivo. Mi personaje favorito, con gran diferencia, era Marc Lenders. A parte de que me parecía un pivón (en aquellos tiempos infantiles los dibujos animados podían resultar atractivos) era el personaje con más conflictos de la serie lo que le otorgaba un interior rico y lleno de posibilidades. Marc era un chulo, prepotente y engreído, dispuesto a todo para ganar y en constante competición con el héroe de la historia, el exitoso (y soso) Oliver Aton. Todo eso es cierto, pero ¿Cuántos de los niños de la serie jugaban al fútbol y a parte trabajaban para ayudar a su madre (viuda) a sacar adelante a sus tres hermanos pequeños? Ahí lo dejo.

Imagen

10- HANNIBAL LECTER: La película El silencio de los corderos obsequió al mundo, entre otras cosas, uno de los personajes más inquietantes y atrayentes del imaginario contemporáneo. Hasta la llegada del film no muchos habían oído hablar del libro en el que se basa, El silencio de los inocentes. La agente Starling poco se podía imaginar que se vería psicoanalizada por este devorador de almas…y de cuerpos. El asesino de gusto exquisito que mata y engulle a todo aquél que le parece ofensivo para su idea de belleza. Haciendo gala de una extrema inteligencia y dueño de un misterio insondable, Hopkins supo retratarlo a la perfección, con esa oscura mirada llena de secretos. Difícil de olvidar resulta aquel plano general en el que el personaje aparece por primera vez de pie en una celda semi vacía que él solo llena con su presencia. Será un loco caníbal, pero no podemos evitar alegrarnos de que consiga escapar. Y de que se sobreentienda que le va dar pal pelo al asqueroso del Doctor Chilton.

 

Imagen

9.- PATO LUCAS. Es envidioso, es traicionero, es pretencioso, y encima tiene un grave problema de dicción. El simpático (aunque malicioso) Pato Lucas lleva haciendo las delicias de pequeños y adultos desde los magníficos cortos de animación que creara Tex Avery allá por los años 30. Auténticas obras de arte en las que resaltan la narrativa por planos, la música y un guión lleno de humor. El Pato Lucas, como contrapartida al perfecto Bugs Bunny, resulta doblemente divertido (y adorable) gracias a sus patéticos e infructuosos intentos de superar a su rival.

Imagen

8-VEGETA: Toda mi generación, muchos de la anterior, y lo que es más curioso, todas las que han venido detrás, hemos crecido con Bola de Drac (Bola de Dragón para todos los que no pillaban la TV3) Puede, que como nos pasaba a mí y a mi hermano (junto con quien me tragué toda la serie, bocata en mano, cada tarde después del colegio) los personajes “buenos” os resultaran demasiado planos. Vegeta aunaba mala leche, inteligencia y patetismo a partes iguales. Esto le confería una ambigüedad que le dotaba de un singular carisma.

Imagen

7- SCARFACE: El personaje basado en Al Capone que vio la luz por primera vez en la película de Howard Hawks, sirvió así mismo para inspirar al inolvidable mafioso cubano al que diera vida Al Pacino en la versión de Brian de Palma. Centrándome en este último, nos encontramos nuevamente con un tipo despreciable (drogadicto, asesino, violento) al que queremos que todo le salga bien. En una película llena de secuencias para recordar, resalto dos: la sangrienta carnicería con sierra eléctrica del principio, y el espectacular a la par que decadente final con Scarface armado con una metralleta y más puesto que Ricardito Bofill. Y recordad: “The world is yours.”

Imagen

6.- EL COYOTE: Ya hemos hablado del magnético patetismo del Pato Lucas. Pero sin duda el mayor perdedor animado, al que acompaña la catástrofe allá donde va, es mi queridísimo Coyote. Si los cortos de la Warner ya son piezas de culto de por sí, dentro de los mismos no existe parangón con las peripecias del Coyote y el Correcaminos. La eterna frustración del hambriento cánido activa nuestro deseo de que pille al pájaro de una vez. Y con ese deseo insatisfecho subyacente se da pie a las más hilarantes situaciones. Da igual cuantas veces veamos al Coyote caer por un precipicio y despidiéndose con un cartel. La carcajada está asegurada (y la roca que luego le caerá encima también.) Esto es porque la gran mayoría de nosotros somos coyotes persiguiendo correcaminos difíciles de alcanzar. Y también, claro está, porque el Coyote, por mucho que se quiera merendar al bonito y veloz pajarito, nos resulta tierno y lastimero, con sus inventos que nunca funcionan y esa mala suerte que siempre le acompaña. Un ejemplo de constancia a seguir, porque no importa las miles de veces que ha fallado, él sigue persiguiendo al Correcaminos.

Imagen

5.- JACK EL DESTRIPADOR: De acuerdo, Jack el Destripador fue un personaje real. O varios porque el misterio de los asesinatos de Whitechapel jamás se resolvió. De todas formas quiero hacer referencia a una de las muchas obras ficticias que ha propiciado este oscuro personaje. Es el cómic de Allan Moore From Hell. Se trata de una obra desgarradora, cruel y esclarecedora a partes iguales. Este libro se basa en una de las teorías que se propagaron para desvelar la identidad del asesino más célebre del Reino Unido, en la que se ve envuelta nada menos que la Reina Victoria. El protagonista es un inteligente Doctor masón con una peculiar visión (y visiones) del mundo. Pero tal vez no sea él el malo más relevante de esta novela gráfica sino la maldad en sí misma circunscrita en la hipócrita sociedad británica del siglo XIX retratada en ella.

Imagen

4.- MICHAEL CORLEONE: No creo que no haya nadie que esté leyendo estas líneas que no haya visto El Padrino, ¡y si no lo habéis hecho tenéis que ir corriendo a casa a ver las tres partes urgentemente! Un magnífico ejercicio de cine en todas sus dimensiones, en especial la primera y la segunda entrega. Esta trilogía narra la vida de Michael Corleone (nuevamente Al Pacino), heredero de un imperio mafioso levantado por su padre, interpretado por un imponente e inigualable Marlon Brando. Michael, que iba para otra cosa, se pone al frente de la familia cuando atentan contra su padre. Inolvidable y magistral ese travelling in, en el despacho de la casa, con el que, mientras Michael habla, la cámara nos cuenta que se ha trasformado para siempre de un hombre normal en un capo sin escrúpulos. Brillante, calculador y frío como el acero, la obra magistral nos hace empatizar con este hombre capaz de echar de casa a su mujer, y lo peor de todo, lo que le perseguirá toda la vida, de matar a su propio hermano.

Imagen

3.- DRÁCULA: El sanguinario rey de los vampiros, despiadado y seductor a partes iguales… Y no como los blandurrios chupasangres que nos ha otorgado la narrativa reciente. El mítico ser creado por Bran Stoker vio cumplida su máxima realización en el séptimo arte. Desde la sombra más legendaria del cine que Murnau nos regaló con su Nosferatu, pasando por las incontables interpretaciones de Lugosi, y la barroca revisión de Coppola, el personaje de Drácula ha ocupado un lugar de honor, más que ningún otro monstruo, en la ficción del siglo XX.

Imagen

2.- JAMES MORIARTY: El malo malísimo creación del genio Arthur Conan Doyle y reverso oscuro del más grande de los detectives, Sherlock Holmes. Rodeado de misterio y sin motivo aparente para desestabilizar el orden social, resulta tremendamente atractivo, por su inteligencia, por su cuerda locura y porque, en el fondo, no es tan distinto del héroe de la historia. Un antagonista perfectamente perfilado para encajar como oponente a la altura de Sherlock, y hacerle sudar como nadie en una lucha de egos y complejos acertijos.

ImagenImagen

1.- EL JOCKER: Y llegamos al malo número uno. Un caso muy semejante al de Moriarty. Un súper héroe con el temple de Batman necesita tener un villano que sea capaz de desestabilizarle con suma habilidad. El Jocker me parece el mejor malo porque está loco, pero actúa con una malvada racionalidad. Porque su origen es un misterio, como es un misterio por qué desea sembrar el caos. Y porque representa todo lo que Batman no es: libre, amoral, salvaje e incorregible. Me cautivan especialmente la versión que Grant Morrison y Dave Mckean hicieron de él en Arkaham Asylum (con ese original y aún más incorrecto Jocker semi travestido), así como sus dos apariciones en cine de la mano de Burton y Nolan respectivamente. Es difícil medirse con un actor como Jack Nicholson, pero, sin desmerecer en absoluto al primero, el Jocker del absurdamente desaparecido Heath Ledger se quedó grabado en mi retina. Un maquillaje y vestuario perfectamente elegido para terminar de completar al psicópata de las mil historias y ninguna verdad que el joven actor supo recrear con un amplio y acertado abanico gestual y fonético.

Algunos resultan empáticos, otros divertidos, otros admirables y otros simplemente odiosos, pero los malos están presentes en todas las buenas historias. A veces los creadores dan tan por sentado que vamos a ir con el bueno, que se olvidan de darle un perfil verosímil y una personalidad subyugante. Y entonces el malo, con sus conflictos, con su doble moral, con su parte humana y su parte monstruosa acaba resultando cautivador, y  más parecido al ser humano real.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s